domingo, 19 de abril de 2009

Crónica de un Encuentro (IV Encuentro de Alumnos Investigadores)

" No fuimos enviados a este mundo a hacer nada en lo que no pudiéramos poner nuestro corazón " John Ruskin

Esta idea resume la sensación que me queda tras vivir unos días inolvidables con mis compañeros (profesores/as y alumnos/as) en este IV Encuentro de Alumnos Investigadores.
No queda más explicación que ésta, la de una entrega total en la que poner el propio corazón, para entender qué se vive, qué se siente y qué permanece en unas jornadas como estas.
Hay detalles que deben ser explicados, publicados, gritados al viento contaminado con el desaliento y la frustración que tanto inunda nuestras aulas y nuestras escuelas (que no centros escolares, que esas son palabras nuevas, vocabulario administrativo, que roba la esencia de las cosas importantes). Aquellos vientos que robaron la ilusión a un grupo entregado de docentes que creyeron y trabajaron sin descanso por un mundo que, sin lugar a dudas, necesita ser mejorado. Es a estos docentes a quienes dedico esta entrada.

Pasan, a veces desapercibidos, detalles que condensan la esencia de lo acontecido como perfúmenes en frascos pequeños. Otros tendrán otra visión de hechos esenciales pero para mí rescato estos dos:
  • Un joven de unos 16 años se acerca a uno de los organizadores en los momentos finales del Encuentro cuando ya iba a abandonar el Centro de Recursos Ambientales (donde estuvimos alojados). Era el momento de la despedida y su único objetivo era AGRADECER, personalmente, a él como persona la oportunidad de haberle permitido VIVIR esos días inolvidables. Aquellos que le permitieron tener un acercamiento a una experiencia sin igual. Aquella que le permitió expresarse y ser escuchado.
  • El grupo de alumnas exponía su trabajo en el salón de actos de la facultad de Filosofía y Letras. Ellas nerviosas, cuidadosas en su exposición, turnándose y repartiendo la carga de ese momento. El público entregado. Y su profesor, aquel que les ha acompañado hasta aquí y compartido con ellas cada momento, consciente del esfuerzo enorme que supone estar allí, frente a más de 300 personas, contemplando la recompensa final que les brinda la aceptación del público, le lanza beso a través del aire.
Son las emociones los arcos que sostienen la catedral del ámbito educativo.

Una de la múltiples virtudes que descubro en este Encuentro, es la creación de un espacio, no tanto físico como psicológico o emocional, en el que tener la oportunidad de dejarse invadir por ellas. Es como esa conversación íntima y personal que mantienes con un buen amigo, una buena amiga, y que te brinda la oportunidad de mostrarte tal cual eres, sin tapujos, sin disfraces, sin temor a equivocarte y con la valentía de emocionarte.
No tendremos evidencia empírica del calado de estas cuestiones en muchos años y si tenemos mucha suerte. Pero, no lo dudo, hay un mensaje claro y unísono que retumba en mi mente. Es una especie de radiación de fondo cósmica a la que siempre escuchar: por estas vivencias estoy aquí y elegí este camino. Ser docente. Ser persona. No olvidarme nunca de tí.

Es necesario (vital) crear estos espacios de encuentro, estos cruces de caminos, puesto que nuestra juventud tiene mucho que decir, mucho que enseñar. Y nosotros, los adultos tenemos la obligación ( la suerte diría yo) de escucharlos. ¡ Nos perdemos tanto si no lo hacemos... !

Querido/a alumno/a:
Sé que no eres el mismo/a después de estos días. Es posible que esta ilusión vivida se te antoje lejana con el paso del tiempo o de las responsabilidades. Incluso puede permanecer en el olvido. Yo intentaré recordártelo. Porque esta es la misión de los docentes, recordarte un montón de cosas.
Por cierto, recordar viene del latín (recordari) "volver a traer al corazón".
Es en ese órgano fundamental donde reside la vida. El motor que te impulsa.
He tenido la suerte de compartir contigo estos días y créeme que, para mí, ha sido todo un descubrimiento. Hay mensajes que no pueden enviarse desde dentro de la frialdad de las aulas. Compartir emociones contigo ha sido todo un privilegio. Te he visto reír y llorar (de verdad) y romper la barrera entre desconocidos con una naturalidad de la que bien podríamos tomar nota los adultos.

Te deseo que siempre recuerdes.


Con todo mi cariño para quienes han hecho posible este Cruce de Caminos
(Diego Castellano, Manuel Bonat, Salomé, Eugenio, Miriam, Victoria, Manolo, Jesús, Francis, Antonio, Fani, ...)
" No hay encuentro entre dos personas que no tenga alguna consecuencia para las dos"



7 comentarios:

Ignacio García González dijo...

Toma ya, benjamin. Ha sido un placer haber vivido junto a ti, a Salomé y a todos mis compañeros/as y gente de fuera que ya a algunos se les podria llamar amigos. Refiriendome a tí y a SAlomé, decir que erais los unicos maestros que estabasi bailando en la fiesta de bienvenida y eso dice mucho de vosotros, en las clases sois unos y fuera de ellas otros. Nada mas, solo decir que me lo he pasado de lujo y ojala otra vez, fuera de nuevo 14-3-2009

Eugenio Manuel dijo...

Una crónica desde el corazón. Unos días para el recuerdo.

Anónimo dijo...

ELENA ACOSTA ACOSTA
yo quiero decir que estos días que hemos estado en Cádiz han sido inolvidables y perfectos.
Tú y Salomé se habéis portado con todos nostros fenomenal,y ojalá fueramos otra vez....(o a Madrid jejejej)

Anónimo dijo...

Holaaa a todoss....!!!!
Quiero decir que estos días que hemos estado en Cádiz nunca se me van a olvidar, me lo he pasado mejor imposible y he conocido a muchísimas personas encantadorass!!!
saludos a todosss... CÁDIZZZ!!!=)
LAURA ACOSTA ACOSTA 4ºC

Onio dijo...

Caro amigo:
No me contasteis nada de todo esto ni tú ni Salomé. Me debes un desayuno para dar otros detalles menos importantes que esta estupenda crónica tan sentida.
Un abrazo
Pd: Esto también podríamos montarlo el año que viene juntos? ;-)

Victor Alfonso Mairena Fernandez dijo...

Benjamín creo que esta excursión no es de esas que se olvida porque fue una excursión increíble, sobre todo como dice Ignacio ustedes dos estabaís bailando en la fiesta mientras que otros maestros no lo hacían. Fueron unos dias inolvidables sobre todo con la estupenda actividad de la gymkana
FABULOSO.

Pablo Vega dijo...

Benjamín... que bonito... jooo!!! de verdad que esta experiencia de 4 dias ha sido una de las mejores de mi vida! solo teneis que recordarme llorando! jejeje! ha sido un placer vivir estos momentos con todos vosotros! alumnos y profesores de los distintos lugares de andalucia(y Pais Vasco)!! un saludo a todos!