miércoles, 8 de diciembre de 2010

Sigo aquí...

Así es. Aún sigo aquí aunque mis entradas no dicen lo mismo.
Son muchas las veces en las que me paro a pensar que estoy dejando abandonado el blog pero no es así. Sólo espero el momento más adecuado para sentarme y escribir algo que te haga sentir y pensar. Quizás esta última palabra no sea la más adecuada. Quizás sentir y pensar sean dos palabras muy distintas. Me recuerdan al contraste entre el frío y el calor.
Si tuviera que localizar estas palabras en el cuerpo haría lo siguiente:
Sentir, en el corazón.
Pensar, en la cabeza.

Se habla de tener el corazón caliente, del calor del corazón, del fuego en el corazón.
Se habla de tener la mente fría, de calcular las posibilidades.

Los budistas sostienen que en el vacío de la mente está la felicidad.Pero no dicen nada de vaciar el corazón.

En estos días me debato entre ambas palabras cuando me detengo a pensar en mi centro como Director (lo escribo con mayúsculas). Y escribo con mayúsculas también, Profesor, Alumno, Madre y Padre, Compañero,....
Algo falla en el sistema educativo. ¿Quiénes son los responsables?

Cuando criticamos abiertamente a los políticos hablamos de lo mal que lo hacen, de los escasos presupuestos, etc. Sin embargo, a menudo me pregunto ¿Qué o quién impide al último responsable hacer bien el trabajo (poner una loza, hacer bien la mezcla, dirigir bien el tráfico, dar clases de FQ)?

...En fin, a todo esto le estoy dando vueltas...
Pronto me detendré más extensamente...
Sólo quería decirte que SIGO AQUÍ.