lunes, 2 de noviembre de 2009

Las hormigalas

Este es el nombre que le dan en Bollullos del Condado a las hormigas aladas.
Os contaré que sucedió con ellas...
Hace algo más de una semana, me tocaba impartir clase de Ciencias Naturales a los alumnos y alumnas de 1º ESO. Como las clases se dividen entre bilingües y no bilingües (otro día os contaré por qué esto es un follón para los centros escolares) es necesario ubicar a los alumnos y alumnas en clases diferentes. Mi amiga Raquel tenía clase con una parte de los alumnos y yo con la otra. Habíamos acordado la semana anterior que, ese viernes, yo tenía que irme a la clase de 1ºA y ella se quedaría en la de 1ºC que es la que habitualmente uso. Como suelo estar bastante ajetreado en el centro por "las cosillas de la jefatura de estudios", yo ni me acordaba. De modo que me metí en la clase de 1ºC y allí coincidí con Raquel y sus magníficos (sus alumnos). Inmediatamente me acordé (jejeje, qué propio!) de nuestro acuerdo, así que yo me fui de la clase. Pero un pensamiento se me cruzó fugazmente: ¿por qué no impartir la clase de hoy en el patio?. Como ya dije en otra entrada ¿por qué no?.Lo hice.

Nos sentamos en unas escaleras en medio del patio. Allí comprobamos que, tras unos días de lluvia, había un montón de hormigas aladas (hormigalas) algunas de ellas de gran tamaño. La verdad es que había tantas que tuvimos que irnos a otro lugar para poder estar tranquilos. El asombro que despertó la presencia de estos bichitos y las constantes referencias a ellos
"Maestro, ¿por qué hay tantas hormigalas?"
"¿Por qué algunas son tan grandes y otras más pequeñas?"
"¿Salen porque anuncian lluvias?"
me hizo proponerles el siguiente trabajo: "Todos vais a buscar información sobre estas hormigalas y haréis un dibujo bien grande y bonito en vuestros cuadernos." Luego lo pensé mejor y...¿por qué no? Decidí cambiarles esa actividad por otra en 3 D. "Quiero que, por grupos, hagáis una hormigala a partir de la información que encontréis". Dicho y hecho. Una semana más tarde tocaba la entrega.
Algunas cosillas interesantes a tener en cuenta:
  • Yo no sabía responder a las preguntas de las hormigalas.
  • El contenido de la sesión de ese día nada tenía que ver con ellas. Estudiábamos la organización de los organismos pluricelulares.
  • Quise saber, de primera mano, si el trabajo planteado sería "mu poco" (como dicen allí) para los alumnos. Como profe he mandado trabajos a los alumnos desconociendo el tiempo que les va a llevar, la complejidad del mismo, etc. Así que ,como reza un aforismo de no sé quién "No hay mayor maestro que el ejemplo",me puse manos a la obra.
El resultado es el que muestro abajo . Debo agradecer enormemente la intervención de la artista autora del retrato de mi perfil. Sin ella, no lo habría conseguido. Gracias cariño.

4 comentarios:

Loli dijo...

Gracias a ti cariño, por haber compartido conmigo esta experiencia y por intentar que el aprendizaje trascienda el pupitre y el libro de texto. Ambas cosas son importantes pero la posibilidad de crear y utilizar nuestre mente y nuestras manos para materializarlo es algo muy valioso que no se suele fomentar y que además, produce efectos muy beneficiosos para el que lo experimenta. Gracias a ti por ser como eres y te animo a que sigas aprendiendo e investigando con tus alumnos del mismo modo que haces con todas las cosas, poniendo el corazón en ello. Muchos besos.

Anónimo dijo...

Somos laboratorios de ritmos fresqito sin accesorios

Anónimo dijo...

ahora he visto la tarea soy ivan 4ºC

Antonio González dijo...

Envidia docente y cochina os tengo. Esas hormigales se llaman "alúas" en mi pueblo pero eso es lo de menos. Qué grande la idea de trabajar fuera del aula, juntos, dejar que la realidad sea objeto de estudio, admitir que el profe no lo sabe todo... En fin, lo de novato no sé si lo podrás mantener mucho tiempo.
Un abrazo tío grande. :)